Las adicciones y la patología dual

timthumb

Los adictos son enfermos, no viciosos. No es una frase que invite a ser políticamente correctos, es algo que, en el fondo, todos tenemos presentes pero no acabamos de creernos. Por ese motivo tendemos a ver las recaídas, por ejemplo, como una negativa por parte del adicto para ir por el buen camino. Como si le gustase más la sensación de estar drogado que la posibilidad de reconstruir su vida.

Esto conlleva una fuerte estigmatización del adicto, quizás de las más grandes en el mundo de la medicina. Determinadas alteraciones neurobiológicas, genéticas y ambientales pueden convertir a una persona en altamente proclive a las adicciones y, además, estas a menudo se presentan en conjunto (pacientes que son adictos a varias substancias, o a actividades como el juego). Además, una amplísima mayoría de los adictos, entre el 70-80% según datos de la Asociación Española de Patología Dual, padecen, además de la adicción, otro tipo de problemática psiquiátrica.

A esto le llamamos patología dual. Los enfermos que padecen una adicción y otro tipo de enfermedad psiquiátrica (depresión, esquizofrenia, trastornos de personalidad…) necesitan una atención integrada, a menudo multidisciplinar y coordinada por la figura del psiquiatra. Si infravaloramos el peso de una de sus dos patologías, centrándonos casi exclusivamente en la otra, el riesgo de que la evolución sea un fracaso es altísima.

Es necesario que el psiquiatra explore siempre esta relación. Si tenemos a un paciente que acude deprimido o con rasgos patológicos de personalidad, tenemos que tener en cuenta que hasta un tercio de ellos pueden presentar algún tipo de adicción, y debemos investigarlo. Y al revés, si pasamos por algo que un paciente adicto puede presentar otros síntomas psiquiátricos, tanto el pronóstico como la posibilidad de recaídas será mucho mayor.

Dr. Alberto Ramos Caneda
Especialista en Psiquiatría
CliniqSantiago
981 56 49 40
alberto.ramos.psiquiatra@gmail.com

*Si en algún momento consideráis oportuno hablar de algún tema en concreto, podéis hacer vuestra pregunta/sugerencia en los comentarios.

Anuncios

La depresión post-vacacional y otros procesos estacionales

winter

Se acerca, para muchos, el final de las vacaciones. Y al mismo tiempo parece que estamos asistiendo a los primeros días de un otoño que se anticipa. Son épocas, por ambos motivos, de repunte de alteraciones del estado de ánimo, principalmente en forma de aumento de casos de episodios depresivos. Además del cambio del tiempo, de las horas de luz, de la sensibilidad retiniana a la misma, o de las alteraciones del metabolismo de la melatonina, que están detrás del Trastorno Afectivo Estacional (TAE), será habitual escuchar hablar estos días del Síndrome Postvacacional.

El Síndrome Postvacacional está menos descrito que el TAE, del que ya os habíamos hablado. En realidad, se trata de un conjunto de síntomas que podrían coincidir con un estado depresivo leve, aunque en pocas ocasiones alcanzan esa importancia. Los motivos de su aparición, aunque no existen datos definitivos sobre ello, parecen estar en la pérdida de las rutinas durante los días libres, las transgresiones del sueño y la menor exposición a la luz natural una vez nos incorporamos a nuestros trabajos.

Debemos aclarar que no se trata de un proceso de gravedad. Afecta en mayor medida a mujeres, y su frecuencia se sitúa entre el 1-10% de la población general. Pero en la mayoría de los casos se resuelve solo tras unos días o, como mucho, semanas de readaptación a la vida habitual, a las rutinas de siempre. Tan solo si pasan esos días y no se resuelve, o si la intensidad de los síntomas afecta mucho a nuestra calidad de vida debemos plantearnos la posibilidad de buscar ayuda profesional.

Dr. Alberto Ramos Caneda
Especialista en Psiquiatría
CliniqSantiago
981 56 49 40
alberto.ramos.psiquiatra@gmail.com

*Si en algún momento consideráis oportuno hablar de algún tema en concreto, podéis hacer vuestra pregunta/sugerencia en los comentarios.