La higiene del sueño

higiene-del-sueño

Hace unas semanas os hablaba de que es importante dormir bien (es casi excepcional que cualquier tipo de patología psiquiátrica no curse con problemas de sueño), y que el insomnio u otras patologías del sueño eran muy habituales dentro de la población. Introducíamos entonces el concepto de higiene del sueño.

La higiene del sueño, para entendernos, es algo así como volver a aprender a dormir. A menudo, sobre todo en la vida adulta, violamos los parámetros que, sin embargo, solemos transmitir adecuadamente a nuestros hijos. Además de la posibilidad de un tratamiento farmacológico, es importante ir reeducando el dormir, e incidir durante las consultas en las pautas a seguir para obtener un buen descanso y, de la mano, una mejoría de nuestra salud física y mental.

En la actualidad, por ejemplo, es habitual disponer de televisor, ordenador portátil, tablet o telefonía móvil en el momento de irnos a la cama. Esto, sin embargo, no es recomendable, pues nos privan del proceso de relajación habitualmente necesario para empezar a coger el sueño. Es preferible que ese tipo de actividades se realicen en otros lugares de la casa, teniendo el dormitorio como lugar en el que uno se va a dormir directamente.

Las pautas del sueño deben mantenerse, sobre todo al principio de un tratamiento, de forma tajante. Durante las primeras noches es posible que se le pida algún sacrificio al paciente, que habitualmente se ha ido acostumbrando, por ejemplo, a quedarse dormido a altas horas de la madrugada y a continuar durmiendo durante la mañana. Es de vital importancia reeducar esa práctica, que puede tener consecuencias graves, como un incremento de la ansiedad, o derivar en sintomatología depresiva.

Dr. Alberto Ramos Caneda
Especialista en Psiquiatría
CliniqSantiago
981 56 49 40
alberto.ramos.psiquiatra@gmail.com

*Si en algún momento consideráis oportuno hablar de algún tema en concreto, podéis hacer vuestra pregunta/sugerencia en los comentarios.

Anuncios

Los trastornos del sueño, un mal muy extendido

Insomnio

Un porcentaje muy elevado de la población presenta trastornos del sueño a lo largo de su vida. Entre los más comunes está el insomnio, que puede ser a menudo motivo de consulta en psiquiatría. Si bien conviene aclarar que no todo insomnio debe ser alarmante, es cierto que los trastornos del sueño pueden ser a menudo la primera pista de que alteraciones más graves están acercándose.

Todos tenemos momentos en los que dormimos mal. No sería razonable plantearse ir al médico por culpa de una noche en la que no conciliamos el sueño. Las preocupaciones, un estado ansioso durante el día, el aumento de actividad u otros factores como la llegada de las televisiones a los dormitorios, pueden alterar la higiene del sueño.

Un insomnio persistente debe ser tratado con seriedad, ya que puede ser la antesala de episodios ansioso-depresivos, de alteraciones del estado de ánimo en pacientes con trastorno bipolar, o incluso del aumento del riesgo de suicidio en personas mayores, como viene de demostrar un estudio estadounidense publicado en el Archives of General Psychiatry este mismo mes de octubre.

El tratamiento de los trastornos del sueño suele ser en principio farmacológico, pero debe incluir unas pautas de higiene del sueño. Es decir, a dormir bien también se aprende. Es posible que podamos cambiar varios aspectos de nuestra vida diaria para dormir bien, y así abandonar cuanto antes un tratamiento que acostumbra a perpetuarse si no hacemos las cosas correctamente.

Dr. Alberto Ramos Caneda
Especialista en Psiquiatría
CliniqSantiago
981 56 49 40
alberto.ramos.psiquiatra@gmail.com

*Si en algún momento consideráis oportuno hablar de algún tema en concreto, podéis hacer vuestra pregunta/sugerencia en los comentarios.