La estructura familiar en los trastornos de la conducta alimentaria

familia-anorexia

Sobre los Trastornos de Conducta Alimentaria (TCA) ya os habíamos hablado, por lo que simplemente recordaremos que los dos más habituales son la anorexia y bulimia nerviosas, y que son las mujeres jóvenes las que padecen estos trastornos en mayor cuantía. Ahora bien, las particularidades de este tipo de pacientes no solo las implican a ellas.

En el tratamiento de los TCA los fármacos solo aportan una parte del trabajo. A menudo la psicoterapia es básica y fundamental en el trabajo de recuperación de las pacientes. Además, se suelen observar patrones familiares de funcionamiento ciertamente distintos, en los que a menudo hay que investigar y trabajar, para que la clínica de los TCA no vuelva a aparecer.

En este sentido, un reciente estudio ha desvelado que las familias que poseen algún miembro que sufre TCA suelen presentar mayor grado de rigidez y vínculos ambivalentes y poco afectuosos. Concretamente las madres suelen presentar una importante ansiedad de separación con respecto a sus hijas con TCA, lo que puede llevar a crear un vínculo patológico. Además, las pacientes con TCA pertenecen a familias con mayor índice de antecedentes psiquiátricos.

No es, ni mucho menos, infrecuente que un paciente con problemas psiquiátricos vea como una parte de la solución a su problema venga de cambiar ciertos comportamientos familiares. Lejos de culpabilizar a unos familiares que sufren, lo que el especialista debe procurar es que entiendan que, trabajando de la mano, una situación que supone una angustia familiar elevada estará más cerca de solucionar.

Dr. Alberto Ramos Caneda
Especialista en Psiquiatría
CliniqSantiago
981 56 49 40
alberto.ramos.psiquiatra@gmail.com

*Si en algún momento consideráis oportuno hablar de algún tema en concreto, podéis hacer vuestra pregunta/sugerencia en los comentarios.

Anuncios

Los Trastornos de Conducta Alimentaria: Anorexia y Bulimia

Fotolia_45441876_anorexia-nerviosa

En psiquiatría nos encontramos a menudo con lo que los profesionales denominamos Trastornos de Conducta Alimentaria (TCA). Aunque existes varios trastornos dentro de este apartado, los más conocidos por la sociedad, además de los más comunes, son la anorexia y bulimia nerviosas. Se trata de patologías mucho más habituales en mujeres, que suelen presentar su inicio en los años de adolescencia o primeros años de la edad adulta.

La Anorexia Nerviosa consiste en una restricción de la ingesta calórica suficiente para mantener un peso dentro de la normalidad. Es decir, la anorexia cursa necesariamente con un peso bajo. Habitualmente, las pacientes que presentan este cuadro sufren un temor exagerado a la posibilidad de ganar peso, y acaban presentando una alteración de la forma en la que percibe su aspecto. Es decir, aunque una persona que padezca Anorexia Nerviosa presente un peso muy bajo, es más que probable que, al ponerse frente al espejo, la sensación que tenga sea bien distinta.

Para conseguir esa disminución de peso se pueden seguir dos vías:

  • Tipo restrictivo: no ingerir los alimentos suficientes para mantener un peso adecuado, sin la búsqueda en los últimos tres meses de medidas purgativas (vómito, laxantes, diuréticos, etc..)
  • Tipo atracones/purgas: en los últimos tres meses ha habido episodios de atracones seguidos por sensación de culpa y medidas purgativas.
  • A diferencia de la Anorexia Nerviosa, la Bulimia puede presentarse sin que sea precisa la existencia de un bajo peso. Es decir, una persona que padezca Bulimia Nerviosa puede presentar un peso dentro de la normalidad. Se trata de un trastorno definido por la existencia de atracones, de ingesta de alimento sin control, y habitualmente en cantidades abusivas, seguidos de sentimiento de culpa y medidas compensatorias: forzarse el vómito, usar laxantes, enemas, diuréticos…

    Los TCA son cuadros potencialmente muy graves, e incluso en algunos casos mortales. Habitualmente presentan otras patologías psiquiátricas adjuntas, como cuadros depresivos o rasgos patológicos de personalidad. En muchos casos se tiende a la cronicidad, en pacientes que consiguen mejorar lo suficiente como para mantener pesos adecuados y saludables, si bien su relación con los alimentos y la ingesta no termine de ser normal del todo.

    Dr. Alberto Ramos Caneda
    Especialista en Psiquiatría
    CliniqSantiago
    981 56 49 40
    alberto.ramos.psiquiatra@gmail.com

    *Si en algún momento consideráis oportuno hablar de algún tema en concreto, podéis hacer vuestra pregunta/sugerencia en los comentarios.