La familia: principal ayuda en la esquizofrenia

large_terapia familiar

La medicina moderna, y la psiquiatría en particular, está muy centrada en la evolución de los pacientes. En mejorar su sintomatología, su calidad de vida y su pronóstico a medio y largo plazo. Evidentemente, ese debe ser nuestro objetivo principal, pues es el paciente quien, a fin de cuentas, sufre en mayor medida su enfermedad. Pero el proceso debe ser entendido por parte del profesional como un suceso que envuelve a todo el ambiente que rodea al paciente. Adoptando esa visión del conjunto, también ayudaremos a mejorar el pronóstico de la enfermedad.

Una parte fundamental del ambiente del enfermo es su familia. Y a menudo ésta sufre casi tanto como el propio enfermo. En muchos casos no saben lo que les ocurre a estas personas y, si sí conocen la enfermedad, a menudo no es sencillo prestarles ayuda. Por parte del profesional es vital prestar atención a las familias. Ayudarles a entender la enfermedad y dar algunas pautas para ayudar tanto al enfermos como a ellos mismos, ya que habitualmente están sometidos a situacións altamente estresantes y angustiosas.

En el caso de la esquizofrenia, un reciente estudio en varios hospitales españoles mostró que los pacientes que siguen una intervención familiar, en la que sus parientes son parte activa del seguimiento, tienen hasta un 40% menos de recaídas que los que no lo hacen. Además, tenemos que tener en cuenta que el propio familiar directo se puede ver beneficiado de ser escuchado y apoyado, pues muchos de ellos acaban, también, desarrollando sintomatología ansiosa y depresiva secundaria a sus labores de cuidadores.

Dr. Alberto Ramos Caneda
Especialista en Psiquiatría
CliniqSantiago
981 56 49 40
alberto.ramos.psiquiatra@gmail.com

*Si en algún momento consideráis oportuno hablar de algún tema en concreto, podéis hacer vuestra pregunta/sugerencia en los comentarios.

Anuncios

La estructura familiar en los trastornos de la conducta alimentaria

familia-anorexia

Sobre los Trastornos de Conducta Alimentaria (TCA) ya os habíamos hablado, por lo que simplemente recordaremos que los dos más habituales son la anorexia y bulimia nerviosas, y que son las mujeres jóvenes las que padecen estos trastornos en mayor cuantía. Ahora bien, las particularidades de este tipo de pacientes no solo las implican a ellas.

En el tratamiento de los TCA los fármacos solo aportan una parte del trabajo. A menudo la psicoterapia es básica y fundamental en el trabajo de recuperación de las pacientes. Además, se suelen observar patrones familiares de funcionamiento ciertamente distintos, en los que a menudo hay que investigar y trabajar, para que la clínica de los TCA no vuelva a aparecer.

En este sentido, un reciente estudio ha desvelado que las familias que poseen algún miembro que sufre TCA suelen presentar mayor grado de rigidez y vínculos ambivalentes y poco afectuosos. Concretamente las madres suelen presentar una importante ansiedad de separación con respecto a sus hijas con TCA, lo que puede llevar a crear un vínculo patológico. Además, las pacientes con TCA pertenecen a familias con mayor índice de antecedentes psiquiátricos.

No es, ni mucho menos, infrecuente que un paciente con problemas psiquiátricos vea como una parte de la solución a su problema venga de cambiar ciertos comportamientos familiares. Lejos de culpabilizar a unos familiares que sufren, lo que el especialista debe procurar es que entiendan que, trabajando de la mano, una situación que supone una angustia familiar elevada estará más cerca de solucionar.

Dr. Alberto Ramos Caneda
Especialista en Psiquiatría
CliniqSantiago
981 56 49 40
alberto.ramos.psiquiatra@gmail.com

*Si en algún momento consideráis oportuno hablar de algún tema en concreto, podéis hacer vuestra pregunta/sugerencia en los comentarios.