¿Cuándo dejar de medicar a un niño con TDAH?

TDAH VACACIONES VERANO

En la actualidad, el Trastorno de Déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH) es una patología que empezamos a conocer con detalle. En torno al 5-7% de los niños pueden padecerla, y hasta un tercio lo mantendría como adulto, aunque no en todos los casos es necesario un tratamiento farmacológico del paciente. La causa de que un niño presente TDAH está en un retraso madurativo del lóbulo frontal del cerebro. En las ocasiones en las que sí se precisa tratamiento farmacológico, una de las dudas que surgen en los padres es, ¿hasta cuándo va a necesitar mi hijo tratamiento?

Como en casi todo en la ciencia en general, y en la medicina en particular, no hay una respuesta contundente a ello. En el TDAH se ha hablado mucho de la recomendación de unas vacaciones terapéuticas. Consistirían en dejar de medicar al niño durante las vacaciones de verano, entendiendo que no se empeoraría su rendimiento académico, con una doble finalidad: valorar si la mejoría del TDAH una vez dejamos el tratamiento se sostiene, y poder aumentar el apetito o incluso el crecimiento del niño, en los casos en los que la medicación pudiese estar afectándolos.

Se debe individualizar la conveniencia o no de cesar el tratamiento durante el verano, pues no siempre será recomendable. Un reciente estudio británico ha descrito que se trata de una pauta habitual en las últimas cuatro décadas, recomendando su práctica, en vista del relativo éxito de estudios previos. Si su hijo (o usted, como adulto), está siendo tratado con fármacos para el TDAH, consulte con su especialista de referencia la posibilidad de dejar de tomarlo de forma puntual o definitiva.

Dr. Alberto Ramos Caneda
Especialista en Psiquiatría
CliniqSantiago
981 56 49 40
alberto.ramos.psiquiatra@gmail.com

*Si en algún momento consideráis oportuno hablar de algún tema en concreto, podéis hacer vuestra pregunta/sugerencia en los comentarios.

Los trastornos de ansiedad: ¿qué son y cómo se tratan?

ansiedades

Los Trastornos de Ansiedad son procesos complicados, diferentes a lo que entendemos por estar ansioso en un momento determinado, ante un acto en concreto (un examen importante, una primera cita, etc). Hablamos de cuadros de predominio ansioso, de varios meses de evolución, aunque sin la necesidad de que estén presentes en todo momento.

De algunos de estos trastornos, como el Trastorno de Estrés Postraumático, ya os hemos hablado. Otros tipos de trastornos de ansiedad serían el trastorno de pánico, el Trastorno Obsesivo-Compulsivo (TOC), la fobia social, las fobias específicas o el Trastorno de Ansiedad Generalizada (TAG). Todos ellos pueden afectar en mayor o menor medida a nuestra vida habitual, llegando a ser muy invalidantes en el caso de determinadas personas. Se calcula que en torno al 18% de la población estadounidense (donde existen más estudios sobre estos procesos), puede llegar a padecer alguno de estos trastornos a lo largo de su vida.

Muchos de estos pacientes, como ocurre en los casos de otras patologías, ignoran tener un problema. Así, se sienten mal, incluso incomprendidos en muchos casos, y se demora mucho la consulta con un especialista, lo que empeora el pronóstico. Si el proceso se hace muy largo, podrían aparecer en la mayoría de los casos sintomatología depresiva o incluso psicótica.

El tratamiento de estos procesos es siempre individualizado. Lo que sirve para un paciente no necesariamente tiene que servir para otro. En la mayoría de los casos se trataría de un abordaje combinado de psicoterapia y tratamiento farmacológico, que puede mejorar la sintomatología a corto plazo y, además, trabajar en el objetivo de que ésta no vuelva a aparecer.

Dr. Alberto Ramos Caneda
Especialista en Psiquiatría
CliniqSantiago
981 56 49 40
alberto.ramos.psiquiatra@gmail.com

*Si en algún momento consideráis oportuno hablar de algún tema en concreto, podéis hacer vuestra pregunta/sugerencia en los comentarios.