Los pacientes dependientes y la claudicación del cuidador

cuidador

Cada vez es mayor el número de personas que padecen algún tipo de dependencia. La mayor esperanza de vida hace que aparezcan más casos de varios tipos de enfermedades, entre ellas las que llevan asociado un deterioro cognitivo. Obviamente, en psiquiatría, como ya os hemos contado, los casos atendidos por demencia son muchos.

Aunque hablamos de demencia por ser lo más habitual, accidentes graves, patología cardiovascular u otros tipos de problemas pueden tener como consecuencia la existencia de una persona dependiente en casa. En mayor o menor medida, todos estos pacientes alteran la convivencia diaria, además de nuestra rutina, la que nos acostumbraba a mantener cierta estabilidad, también en el apartado de nuestra propia salud.

Entre los síntomas asociados a demencia que más sugieren la visita al psiquiatra está la agitación. Junto con el insomnio o sueño fragmentado, la inquietud psicomotriz suele ser uno de los factores que más afecta a la calidad de vida del cuidador, fundamental para mantener la estabilidad familiar, que tan afectada se ve cuando tenemos en casa a una persona dependiente, sin gozar apenas de otro tipo de ayudas que no sean la propia buena voluntad familiar.

Es de vital importancia ponernos en contacto con un especialista ante los primeros datos que alteren el sueño o que den pistas de que el paciente se agita o se pone agresivo. Y es tan importante tanto por el bien del paciente, como del cuidador. A menudo esta figura, habitualmente desempeñada por mujeres de mediana edad, es especialmente vulnerable a la hora de desarrollar sintomatología ansioso-depresiva, derivada de la dura tarea diaria a la que se enfrenta.

Dr. Alberto Ramos Caneda
Especialista en Psiquiatría
CliniqSantiago
981 56 49 40
alberto.ramos.psiquiatra@gmail.com

*Si en algún momento consideráis oportuno hablar de algún tema en concreto, podéis hacer vuestra pregunta/sugerencia en los comentarios.

¿Cómo detectar una demencia? ¿Qué hacer contra ella?

demencia

Las demencias son patologías muy habituales en el mundo de la psiquiatría. Cada vez su presencia en la sociedad es mayor, debido al envejecimiento progresivo de la población. Si antes muchos pacientes que terminarían desarrollando una demencia no llegaban a hacerlo, ya que se fallecía a edades más tempranas, ahora estos casos se dan mucho más a menudo.

Las demencias son procesos que surgen del envejecimiento y atrofia cerebral, propios del paso del tiempo. A menudo asociamos la demencia con la Enfermedad de Alzheimer, cuando esta enfermedad es sólo uno de los tipos de demencia que existen (el más habitual, eso sí). Problemas como la hipertensión, diabetes, o patología cardiovascular, pueden favorecer el inicio más temprano de estos procesos.

Es de vital importancia que el diagnóstico sea lo más precoz posible. Aunque a día de hoy no se conoce tratamiento curativo de la demencia, sí existen fármacos que pueden ayudar a enlentecer su progresión y, sobre todo, a paliar otro tipo de síntomas que aparecen durante las demencias, no solo la pérdida de memoria. Hablamos de aspectos como la depresión, el insomnio (es muy habitual que los pacientes con demencia apenas duerman de noche, e incluso se empeoren los síntomas de la enfermedad al atardecer). Además, las familias, cuanto antes se diagnostique, antes podrán planear el cuidado del paciente.

El signo más habitual que alerta del posible inicio de una demencia es la pérdida de memoria, pero no debemos fijarnos exclusivamente en eso. La pérdida de funcionalidad, de autonomía en las tareas que habitualmente se realizaban sin ayuda, participar menos de las conversaciones familiares, tender al aislamiento, empobrecer el vocabulario, deben ser otros factores que den pistas de la aparición de los primeros signos de demencia.

La consulta precoz con un especialista, como decimos, no ayudará a curar un proceso para el que, a día de hoy, no se conoce una terapia definitiva, pero sí puede mejorar en gran medida la calidad de vida tanto del paciente como de sus cuidadores, que a menudo deben soportar cargas que ponen en riesgo su propia salud mental.

Dr. Alberto Ramos Caneda
Especialista en Psiquiatría
CliniqSantiago
981 56 49 40
alberto.ramos.psiquiatra@gmail.com

*Si en algún momento consideráis oportuno hablar de algún tema en concreto, podéis hacer vuestra pregunta/sugerencia en los comentarios.