5 signos para detectar si un niño tiene TDAH

tda

El Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH) es una de las patologías más importantes en psiquiatría relacionadas con niños y adolescentes y se estima que afecta a entre un 2 y un 5% de la población infantil. Su tratamiento se hace especialmente importante si atendemos a datos como que el 20% de los casos de fracaso escolar en nuestro país están asociados a esta patología, según el Informe TDAH en España’, elaborado por más de 200 expertos del campo científico, asistencial, educativo y socioeconómico. Aunque nunca es fácil resumir en su totalidad los síntomas que afectan a un niño que padece TDAH, si podemos encontrar algunos comportamientos que, sobre todo cuando se detectan en conjunto, deben motivar la consulta a un especialista.

1. Inquietud. Aunque de forma habitual podemos afirmar que los niños son activos e inquietos, en el TDAH ese comportamiento es más remarcable: se levanta cuando debe estar sentado, corre y salta en situaciones inapropiadas, o tiene dificultad para jugar tranquilamente e interrumpe a otros en los juegos.

2. Falta de atención. No se trata en este caso de despistes puntuales, sino más bien de una conducta que perdura en el tiempo: cuando un niño está de forma habitual ensimismado, no atiende y comete errores, no escucha y olvida con facilidad las instrucciones o pasa por alto las tareas que debe desenvolver a diario.

3. Esfuerzo mínimo. Un niño puede padecer TDAH cuando con frecuencia trata de evitar o se molesta cuando se le pide que realice tares que implican un mayor esfuerzo mental, especialmente aquellas que requieren una concentración prolongada.

4. Distracción. Es común que una persona con TDAH a menudo se distraiga con facilidad por estímulos externos o que mientras se supone que debería estar prestando atención a una tarea, juguetee con las manos, los pies o algún objeto a su alcance.

5. Impulsividad. Cuando hablamos de impulsividad, nos referimos a problemas para inhibir ciertos comportamientos o conductas: hablar demasiado, de forma inapropiada y en momentos poco oportunos, demorar respuestas o adelantarlas (responder antes de que finalice la pregunta), no esperar turnos. También se relaciona con la falta de autocontrol, a veces confundida con la espontaneidad o la mala educación.

TDAH

Es importante tener en cuenta que algunos de estos síntomas pueden estar presentes a edades tempranas y en varios contextos (en casa, en el colegio o con los amigos y familiares), si bien no es necesario que se manifieste en todos ellos.

Dr. Alberto Ramos Caneda
Especialista en Psiquiatría
CliniqSantiago
981 56 49 40
alberto.ramos.psiquiatra@gmail.com

*Si en algún momento consideráis oportuno hablar de algún tema en concreto, podéis hacer vuestra pregunta/sugerencia en los comentarios.

Anuncios

Los niños con TDAH tienen peor comprensión lectora y memoria de trabajo

Ricardo

El Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH) es una compleja patología de la que ya os habíamos hablado. Creencias sobre la misma aparte, la mayoría de los estudios sobre dicha patología sitúan su prevalencia entre el 4-7% de los niños en edad escolar. Esto, traducido al día a día, implica que en casi todas las clases habrá, al menos, uno o dos niños que lo padezcan.

Como se sabe, el trastorno puede cursar únicamente como un déficit de atención, sin la parte de la hiperactividad e impulsividad propiamente dicha. Este déficit de atención, sobre todo cuando lo interpretamos en base a su rendimiento académico, puede ser la parte más limitante del crecimiento y maduración adecuadas del niño.

Un reciente estudio griego que ha comparado la memoria de trabajo y comprensión lectora de un grupo de niños diagnosticados de TDAH, comparado con un grupo de niños sanos con misma edad y coeficiente intelectual, ha mostrado algunas diferencias significativas. Los niños que padecen el trastorno tienen peores niveles de memoria de trabajo, es decir, recuerdan peor lo que han leído y, además, su nivel de comprensión lectora es menor.

Este hecho, acompañado de otros como las dificultades para concentrarse en una tarea, para organizarse, estructurar un trabajo, deben ser estudiados con esmero, ya que de ellos depende, en gran medida, el futuro del niño. No todo niño con bajo rendimiento académico padece un TDAH, claro está, pero la extraordinaria delicadeza del momento en que este puede dar sus primeros síntomas debe ponernos sobre alerta y, ante la duda, solicitar el consejo de un especialista.

Dr. Alberto Ramos Caneda
Especialista en Psiquiatría
CliniqSantiago
981 56 49 40
alberto.ramos.psiquiatra@gmail.com

*Si en algún momento consideráis oportuno hablar de algún tema en concreto, podéis hacer vuestra pregunta/sugerencia en los comentarios.